Avanzar por el autodidactismo

Niños con iniciativa para aprender, son personas más seguras y capaces de emprender su propio futuro. ¡Y la sociedad necesita personas así!.


Estudio auto instructivo: desarrollando la capacidad de aprender por sí mismo

¿Cuál será el futuro de un niño pasivo al que se le tiene que enseñar cómo lograr llegar a la respuesta?

Una postura segura y capaz de enfrentar nuevos contenidos podrá despertar en los alumnos la fuerza de voluntad para estudiar y el gusto por avanzar cada vez más. En Kumon, estimulamos y formamos niños de este tipo: seguros y capaces de aprender por iniciativa propia.

No dictamos clases colectivas y nuestros alumnos no dependen de este tipo de enseñanza. Cada uno usa su capacidad para pensar y la fuerza para intentar solucionar por sí mismo los temas asignados, aprendiendo así a estudiar de modo autodidacta.

Con un material en el punto adecuado a su capacidad, el alumno logra de manera natural concentrarse en el estudio, pudiendo aprovechar al máximo su potencial. Esta experiencia de éxito, de lograr por si mismo sus objetivos, despierta en el alumno las ganas de avanzar hacia los próximos contenidos, permitiéndole evolucionar a temas más complejos. Así inicia el gusto por aprender.

Pero, para que el proceso de aprendizaje y la evolución en el grado de conocimiento sean sólidos, es necesario que el alumno demuestre perfecto dominio sobre cada contenido del material asignado. Para garantizar eso, él tiene la oportunidad de hacer revisiones de los puntos en los que tuvo dificultades o en aquellos en los que tardó más tiempo en la resolución. Así, podrá fijar su aprendizaje y mejorar siempre.

¿Por qué es posible estudiar de modo autodidacta, incluso los contenidos desconocidos?

Cada alumno recibe el material más adecuado a su capacidad, comenzando siempre por el menor nivel de dificultad. A medida que los ejercicios son resueltos, se aumenta de forma gradual el nivel de dificultad de los contenidos.

De esta manera, le resulta fácil al alumno avanzar sin sobrecargas, sintiéndose motivado a aprender contenidos cada vez más complejos.

El material didáctico fue minuciosamente planificado para esta evolución y trae ejemplos y explicaciones para permitir que el alumno tenga acceso a temas nuevos sin depender del aprendizaje de otra persona. Son estrategias creadas para permitirle al alumno la conquista y la satisfacción de enfrentar el contenido nuevo y dominarlo, con la propia capacidad.

A su vez, el orientador de Kumon está preparado para valorar y guiar al niño a que logre asimilar este nuevo conocimiento. Por eso, no se le enseña en un principio la respuesta o la forma de resolver el ejercicio al niño. El orientador le ofrece el estudio en el punto ideal, respetando el nivel de conocimiento de cada niño para que llegue a la respuesta enfrentando los ejercicios por si mismo. El niño, con su capacidad y habilidades, es quien soluciona los desafíos en las diferentes temáticas.

Niños capaces de buscar su propio potencial

En Kumon, estimulamos y orientamos a los padres para que motiven a su hijo para avanzar a temas más allá de su grado escolar y mejore siempre por medio del autodidactismo. Tenemos como meta llevar al alumno a temas de la Enseñanza Secundaria, aun cuando el niño está en Enseñanza Básica, siempre respetando el ritmo y el proceso de aprendizaje. Nuestro deseo es guiar al niño para que desarrolle su habilidad académica estudiando de modo auto instructivo los contenidos superiores a su grado escolar y, con esa tranquilidad y confianza, pueda aumentar su propio potencial.

La capacidad de aprender por iniciativa propia formará la fuerza para enfrentar los desafíos y buscar sus sueños. El deseo de Kumon es que cada niño que estudie con nosotros se transforme en una persona segura, tranquila y capaz de construir su propio camino.

Material didáctico que evoluciona al ritmo del alumnoEl material didáctico de Kumon es constantemente perfeccionado y permite al alumno aprender por sí mismo.